Historias que reconfortan

Este fin de semana me comentaron en primera persona una anécdota muy simpática que tiene a la tecnología y al mundo rural como protagonistas. El actor principal es un montañés -así se conocen a los habitantes del Pirineo- ganadero y agricultor para más señas. Resulta que su sobrina fue madre hace pocas fechas, pero en un país comunitario. Una vez descartada la visita, se propuso trasladar las felicitaciones de una manera original. Así que obtuvo su dirección de correo electrónico, se encaminó al telecentro de su pueblo -villa en este caso- y le mandó un correo electrónico. Deliciosa sorpresa impensable hace no muchos meses.

Historias que refuerzan, sin duda, el trabajo diario.

Anuncios

2 comments so far

  1. Carlos Guadián on

    La verdad es que los telecentros están dando un punto atractivo a muchos pueblos. Yo puedo explicar en primera persona la grata sorpresa que me llevé este pasado mes de agosto cuando al llegar a Los Olmos (teruel) puede comprobar que no sólo había un telecentro instalado en el edificio del ayuntamiento sino que también por añadidura la plaza estaba cubierta por wi-fi…

    Olé, es unos días era todo procesionar a la plaza con el portátil…

  2. Luis Sanclemente on

    Para los visitantes y sobre todo para los habitantes. Vertebración en estado puro.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: